POAP – Antigua Alumna

0 24

Cómo cambian las cosas, ¿no? Qué rápido.

Eso pensé cuando me propusieron venir a hablar del paso por Bachillerato, de la Selectividad; si hace sólo 4 años que era yo la que maldecía las notas de corte de arriba abajo… Ahora tocaba volver a la que había sido casa, esta vez desde el otro lado, y hablar de todo eso que para mí había pasado ayer. Aunque resulta que no fue ayer. Resulta que pasan los años y ahora son otros los que ocupan nuestros sitios en el aula; con nuestras mismas ganas locas de salir al mundo, con nuestro mismo millón de dudas por no saber ni hacia dónde dar el primer paso. Puede que cada uno con su caos, su agobio o su forma de llevarlo; pero creo que cualquiera podría verse reflejado en alguno de esos chicos sin esforzarse mucho. Igual es que las cosas no cambian tanto, ¿no?.

Si algo le hubiera dicho a mi yo de hace cuatro años es que las ganas hacen falta, pero que todas esas dudas más. ¿Por qué? Porque no son malas. Porque el confort no nos obliga a trabajar. Es la incertidumbre la que nos hace no perder la curiosidad, las ganas de crecer y de hacer de cada día uno significativo por nuestros objetivos. Y así, dentro de un tiempo, con algo de camino recorrido, poder echar la vista atrás y recordar que todos venimos de algún sitio. Yo, por suerte, puedo decir que este es el mío – y volver muchas veces más.

Carmen Vizoso – Antigua Alumna

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*