Día de la Ciencia

0 115

Por segundo año consecutivo, los alumnos y profesores del Departamento de Ciencias hemos celebrado el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo. Esta vez, los alumnos que se han encargado de preparar las distintas actividades para los más pequeños, han sido los pertenecientes a los cursos de 1º y 4º de ESO y de 1º de Bachillerato. Con esta celebración se pretende resaltar la importancia de la ciencia en nuestra vida diaria y promover el debate sobre diferentes cuestiones científicas. Nosotros, desde el colegio, hemos querido contribuir, un año más, incluyendo a alumnos de distintas edades organizando nuestro particular: “Día de la Ciencia Vallmont”.

Uno de nuestros objetivos es dinamizar la enseñanza de asignaturas como Física y Química, Biología y Geología y Tecnología, Programación y Robótica, incorporando metodologías activas e investigativas fuera del aula. Interesarse por la ciencia da acceso a conocer el método científico y la manera de cuestionarse la realidad. Preguntarse, responderse y descartar hipótesis falsas o no probadas es una herramienta muy valiosa para enfrentarse a la vida. Todos nacemos curiosos pero lo difícil es mantener esa curiosidad durante toda la vida.

Este trimestre los alumnos de 1º de la ESO, con ayuda de los profesores de Biology and Geology, Laboratorio y Arts, han creado el Aula de los Planetas, confeccionando modelos planetarios en 3D; así como el Sol dentro de un ambiente que nos ha hecho creer que nos encontrábamos dentro del espacio. No sólo los alumnos de 1º de Primaría pudieron observar el Sistema Solar, sino preguntarse cómo se mueven los planetas y descubrirlo por ellos mismos mediante la experimentación. Todos se convirtieron en uno de los planetas durante unos minutos y experimentaron como giran los alrededor del sol, gracias a un circuito diseñado por los alumnos mayores. ¡¡¡Se lo pasaron genial!!!!

Además, los alumnos de 4º ESO realizaron experimentos sencillos, pero muy llamativos, para que los más pequeños observaran cómo unas sustancias pueden transformarse en otras, cómo es una huella dactilar, o cómo leer un mensaje secreto. Además, organizaron un taller de tecnología para que pudieran crear su propio molinillo de viento y un taller de luz para poder ver hologramas. Estos experimentos les generan a los niños curiosidad por lo que aún no conocen, provocan entusiasmo y sobre todo, como requieren de su participación, les hace disfrutar enormemente.

Por último, alumnos de 1º de Bachillerato se encargaron de enseñarles el laboratorio de Biología y cómo usar el microscopio. Pudieron observar algunos protozoos y líquenes, y aunque pasará mucho tiempo antes de que algún profesor vuelva a enseñarles lo que es un microorganismo, lo que seguro que ahora tienen claro es que, aunque no siempre seamos capaces de ver las cosas, eso no quiere decir que no existan…

Ha sido una experiencia maravillosa, para los niños pequeños, por lo que han disfrutado aprendiendo de los mayores, para los alumnos de la ESO por poder enseñar a los pequeños lo que saben y, para los alumnos de Bachillerato, por recibir un montón de abrazos de los niños, mientras que les decían que habían pasado con ellos uno de los mejores días de su vida.

Ha sido una gran experiencia para todos nosotros, así que, sin duda, la repetiremos el año que viene, porque el mundo que nos rodea está lleno de cosas asombrosas y la ilusión por descubrirlas es una de las mejores motivaciones que hay.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*